De Wikipedia, la enciclopedia libre. Una Exposición del Libro de Apocalipsis. International Senior Citizens Assn. The Book of Revelation Made Easy. Resseguie , Revelation Unsealed: Conway, Introduction to the Bible: Counter-Apocalyptic Journeys , 59 Brian K. La Puta de Babilonia. Apocalipsis Biblia Escatología cristiana. Artículos que necesitan referencias Wikipedia: Artículos con pasajes que requieren referencias.

Hay algunos aspectos del Código que son importantes para comprender la mentalidad de las personas en la antigua Mesopotamia. En primer lugar, el orden social estaba por encima de cualquier tipo de derechos individuales. En segundo lugar, el marido o el padre era el cabeza de la familia. La mujer estaba sometida a la autoridad del hombre, bien fuese su padre o su marido. La mujer pertenecía al marido. En el aspecto sexual estaba seriamente castigada cualquier relación de la mujer casada fuera del matrimonio, tanto para ella como para su amante.

Para los babilonios, el matrimonio era un contrato legal entre el padre de la mujer y el hombre aspirante a dicho matrimonio. También se da el caso de llegar a conciertos matrimoniales entre dos familias. Podemos definir el contrato matrimonial como un acuerdo de intereses cuya finalidad era asegurar y perpetuar la sociedad, es decir tenía una función reproductora. El Código de Hammurabi establecía que era necesario un contrato para establecer todas las condiciones de la unión y las posibilidades en caso de divorcio o viudedad.

En el contrato matrimonial había dos conceptos de gran importancia: Las hijas no tenían normalmente derecho a la herencia del padre, porque se suponía que su parte de posesiones estaba ya entregada con la dote. La dote pasaba a pertenecer al conjunto de bienes del nuevo hogar y sería administrada por el marido.

La infertilidad se consideraba una gran desgracia y el hombre podría tomar una segunda esposa si la esposa resultaba estéril. Un hombre podía divorciarse de una mujer sin necesidad de una justificación, pero, si había tenido hijos con ella, esta se quedaba con la dote, con los hijos y con los derechos de la propiedad para poder mantenerlos.

Si era la mujer quien quería divorciarse y el marido se negaba a entregar la dote, entonces intervenían los tribunales. Si la mujer podía demostrar que la ruptura matrimonial era culpa de la dejación del marido, entonces podía irse con sus hijos y con la dote a la casa del padre. Si se demostraba que el matrimonio se rompe por su culpa, perdía la dote y los hijos. Si una mujer se queda viuda, su desamparo era realmente muy grande, por lo que se establecieron leyes para ofrecerle una ayuda que les permitiese sobrevivir dignamente.

Se establecieron que los regalos de boda debían guardarse como una garantía para la mujer en caso de la muerte del marido. Si no existían estos regalos, se establecía que la mujer heredaba una parte proporcional a la de cualquier hijo, de las posesiones del marido.

Placa de terracota erótica. Museo de Arqueología de Israel. Si la viuda decide volver a casarse, pierde los regalos de boda y tiene que marcharse del hogar familiar. Aunque si tenía hijos a su cargo, debía pedir consentimiento judicial para volver a casarse. El adulterio consistía en que una mujer casada mantuviese relaciones con otro hombre diferente de su marido. No se consideraba adulterio las relaciones extramatrimoniales del marido con mujeres no casadas. Cuando una mujer cometía adulterio con su amante, el marido tenía derecho a atarlos juntos y arrojarlos al río para que se ahogasen.

Si lo deseaba, podía salvar a su mujer, pero entonces debía hacer lo mismo con el amante. Si un marido acusaba a su mujer de adulterio sin pruebas palpables, ella tenía que jurar inocencia delante de un sacerdote y podía volver con su marido.

Si el marido junto a otra persona acusaba a la mujer de adulterio, entonces debía someterse a una dura prueba: Si se ahogaba, se consideraba que era culpable, y si no se ahogaba, se pensaba que los dioses la habían ayudado porque era inocente.

En aquellos tiempos muy pocas personas sabían nadar en Mesopotamia, por lo que esta prueba era realmente muy arriesgada. Si seguimos el Código de Hammurabi respecto al adulterio recoge varios aspectos.

Prostitutas italia prostitutas babilonicas -

Videos Maluma - X The Film 7 jul. Contactos con mujeres, hombres y parejas culonas en Zaragoza. El Código prostitutas italia prostitutas babilonicas Hammurabi establecía que era necesario un contrato para establecer todas las condiciones de la unión y las posibilidades en caso de divorcio prostitutas andujar conocer prostitutas viudedad. Si era la mujer quien quería divorciarse y el marido se negaba a entregar la dote, entonces intervenían los tribunales. Hinterlasse eine Antwort Antworten abbrechen Your email address will not be published. Encuentra prostitutas en girona prostitutas la carlota para tener sexo ahora cerca de ti en la Falta:

Contactos culonas en Zaragoza. Contactos con mujeres, hombres y parejas culonas en Zaragoza. Conocer gente culonas en Zaragoza, encuentros culonas en. Un grupo de prostitutas en el polígono de Cogullada, donde el. Prostitutas babilonicas culos de prostitutas Pp prostitutas prostitutas en torrijos Encuentra chicas para tener sexo. Cabros, me cargan las estereotipo italiano prostitutas en alzira, tanto minas como minos, pero eso es tema suyo.

Que circunstancias hacen que una chica joven entre en ese mundillo? Vamos a detenernos particularmente en las tradiciones babilónicas. Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Hola chicos, soy Sandra, estaria encantada de conoceros, animaros a pasaros por mi pisito privado…. Leave a Reply Cancel reply Your email address will not be published. Your email address will not be published. No se consideraba adulterio las relaciones extramatrimoniales del marido con mujeres no casadas.

Cuando una mujer cometía adulterio con su amante, el marido tenía derecho a atarlos juntos y arrojarlos al río para que se ahogasen. Si lo deseaba, podía salvar a su mujer, pero entonces debía hacer lo mismo con el amante. Si un marido acusaba a su mujer de adulterio sin pruebas palpables, ella tenía que jurar inocencia delante de un sacerdote y podía volver con su marido. Si el marido junto a otra persona acusaba a la mujer de adulterio, entonces debía someterse a una dura prueba: Si se ahogaba, se consideraba que era culpable, y si no se ahogaba, se pensaba que los dioses la habían ayudado porque era inocente.

En aquellos tiempos muy pocas personas sabían nadar en Mesopotamia, por lo que esta prueba era realmente muy arriesgada. Si seguimos el Código de Hammurabi respecto al adulterio recoge varios aspectos.

Estas leyes contra el adulterio sólo se aplicaban si la mujer estaba casada legalmente. Placa de terracota de Tutub Khafajeh. La violación en Babilonia era severamente castigada. Las sentencias siempre llevaban aparejada la muerte, si la mujer violada era casada. Esto no se hace, no por la defensa de la mujer sino por la defensa de las propiedades del hombre, ya fuese indistintamente la mujer o las hijas.

Si la mujer violada no era casada se buscaba la recompensa económica a la familia de la violada y la obligación del violador de casarse con ella. Si el violador era casado, el padre de la mujer casada tenía el derecho a hacer lo mismo a la mujer del violador.

También debemos seguir las leyes de Eshnunna, donde se regula que, si una esclava es violada, se debe compensar económicamente por parte del violador al dueño de la esclava. En la sociedad de Babilonia era mal vista la castidad así, como la masturbación tanto masculina como femenina.

La prostitución en Babilonia siempre se ha unido con la religión vinculada a la diosa Ishtar. Es evidente que también existía la llamada prostitución vulgar asociada a los burdeles y a las tabernas. Como podemos deducir por este texto, la prostitución no estaba mal visto socialmente. La prostituta se consideraba una mujer que no había cumplido con la obligación de cualquier mujer babilónica, la reproducción. Se conoce la existencia de una homosexualidad sagrada, pues determinados documentos hablan de una serie de hombres de sexualidad indefinida, que podrían ser eunucos, travestidos y homosexuales, que gozaban de una doble naturaleza la masculina y la femenina.

Se asocia con el Anticristo y la Bestia del Apocalipsis por conexión con el reino de las siete cabezas y diez cuernos. Aparece en el Apocalipsis Varios profetas del Antiguo Testamento Isaías 1: También Dante usa esta imagen en el canto 19 de su " Infierno " por su crítica a la guía oficial de Roma. De Wikipedia, la enciclopedia libre. Una Exposición del Libro de Apocalipsis. International Senior Citizens Assn.


Warning: printf() [function.printf]: Too few arguments in C:\PB\Plugins\TemplateConvertorHost\htdocs\wordpress\wp-content\themes\creativ-business\comments.php on line 46

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *